María Grande

Cerrito

Hasenkamp

Viale

14/12/2017 20:00 hs.
María Grande

Familia mariagrandense denuncia que los pretenden desalojar en forma injusta

Día 14-03-2017 · 06 hs.
Temas relacionados:

Mediante una carta abierta dieron dirigida a los medios y publicada en redes sociales, dieron a conocer su situación

Familia mariagrandense denuncia que los pretenden desalojar en forma injusta
http://pcnoticia.com.ar/wp-content/uploads/2017/03/17264144_622382564634036_6147876219124507032_n.jpg
Familia mariagrandense denuncia que los pretenden desalojar en forma injusta

CARTA ABIERTA DE MARCELO Y CLAUDIA

María Grande 9 de marzo de 2017

A los medios radiales y televisivos locales y zonas aledañas como así también a todas las persona que puedan y quieran ayudarnos para salir de esta situación desesperante:
Queremos dirigirnos a ustedes. Y por su intermedio a toda su audiencia para dar a conocer el lamentable episodio que nuestra familia está teniendo que atravesar por estos días.
Soy un ciudadano de María Grande, ciudad que me vio nacer.
En mi actual domicilio vivo desde el año 1995 junto a mi concubina con quien formamos una hermosa familia. Tengo seis hijos, de 21, 18, 16, 14, 10 y el menor tiene 1 año de edad.
En el año 1994, cuando decidimos formar una familia, pensamos en construir nuestro hogar, donde pudieran crecer seguros los hijos que soñábamos tener. A fuerza de esfuerzo y sacrificios, único camino que nuestros padres nos enseñaron para alcanzar nuestro propósito, comenzamos a construir nuestra casa desde el primer ladrillo, en un terreno que compré y obtuve el correspondiente boleto de compra venta, el día 24 de marzo de 1994 y el título de propiedad del inmueble, título que fue mensurado debidamente.
Un día llegaron los hijos tan anhelados y de allí en más todo fue alegría, pero eso a costa de mucha lucha y sacrificio para criarlos y educarlos, dándoles todo lo que desde nuestra simpleza y humildad pudimos darles y estuvieran cubiertas sus necesidades básicas: techo, alimentos, vestimenta, estudios. Los educamos con la convicción de que uno todo lo puede conseguir si se lo propone, pero qué gratificante es sentir que uno lo logra con su propio esfuerzo.
Trabajé en la construcción con mis hermanos desde que era muy chico y en tantas otras cosas para ganarme la vida dignamente y entre tanto hilvanaba sueños de cómo darles a mis hijos la vivienda digna que ellos merecían. No dudé en sacrificar horas de sueño los fines de semana para levantar ladrillo a ladrillo nuestra casa, invirtiendo todo el dinero para hacer las ampliaciones y refacciones que necesitaba, de ello pueden dar fe mis vecinos y conocidos de María Grande.
Pero esta estabilidad que habíamos conseguido un día se vio sacudida por una inconcebible resolución que me obliga a desalojar mi hogar pues mi terreno había sido subastado públicamente en el año 2011.
Sin saber tanto a cerca de las normativas vigentes y teniendo en cuenta lo que el sentido común me dicta estoy convencido de que se ha caído en una serie de irregularidades incomprensibles, las cuáles detallaré a continuación.
• La demanda judicial que se inicia era contra quien me vendió el terreno, no en contra de mi persona.
• El abogado de la demandante comunicó la subasta a las autoridades municipales en octubre de 2.011 y la subasta pública se fijó para el día 16 de noviembre del mismo año pero, alguien debió haber firmado esa orden.
• No se constató que en el inmueble que se subastaría había una casa donde recidía una familia desde hacía largos años.
• Desde el Juzgado de Paz de nuestra localidad se me comunica el día 8 de noviembre de 2012 cuando ya regía una orden de desalojo de la propiedad.
• Vale decir que yo no tuve la posibilidad de defenderme legalmente porque sencillamente, desconocía la causa legal en la cual me vi involucrado indirectamente.
• Si bien yo no tenía las escrituras del terreno en mano, este estaba siendo tramitado en el estudio de una reconocida escribana de María Grande.
• Constan además otros documentos legales como el boleto de compra venta y el plano de mensura que prueban que yo había comprado el terreno.
• El martillero constató el estado de ocupación del inmueble y registró que allí habitaba un sr. de apellido HERRERO, pero yo no tengo ese apellido.

• La subasta se realiza por un terreno que se valuó en $17.549, 22 pero en ese terreno está la casa que yo construí con: comedor, cocina dos dormitorios y baño. Ah!!! El colmo de la ridiculez es que ahora me dicen que no puedo tocar ni una chapa de la casa cuando me vaya. ABERRANTE!!!!

• La dirección del terreno que se subastó NO COINCIDE con la dirección real de mi domicilio.

Díganme uds porque no existe en mi vocabulario cómo podrían caratular esta causa: como ESTAFA o FRAUDE tal vez????
En el año 2011 estaba en vigencia la ley que establece que no se puede rematar la VIVINDA ÚNICA???
Si esta son las leyes y es que acaso no se puede revertir la resolución, invito amablemente a quien corresponda a rever las leyes que nos rigen porque francamente algunas resultan absurdas y carentes de ética.
No es mi intención perjudicar a nadie sino más bien poner de sobreaviso a los organismos que corresponda se hagan eco de lamentable situación que a mi familia y a mí nos toca vivir, llamesé: Municipio local, Juzgado de Paz, Acción Social, Área de la Niñez, Adolescencia y Familia, dado que mis hijos son menores de edad, estudiantes y además mi hijo mayor posee problemas de epilepsia, enfermedad por la cual recibe tratamiento desde el año 2.011. Además es el último recurso dado que todas las acciones legales a las cuales recurrÍ no obtuvieron respuesta favorables.
Carta del mismo tenor que esta, en la cual se adjuntaron datos precisos, nombres de los involucrados, documentos y direcciones fueron remitidas oportunamente al intendente municipal, diputado, abogado que actuó en mi defensa, Defensor del Pueblo, Sr. Garay y hasta el mismísimo Gobernador de la provincia, Sr. Sergio Urribarri, en una oportunidad que él visitó nuestra localidad, pero parece que los plazos que dicta la ley son breves para que un simple laburador pueda defenderse.
Acudo a las personas que puedan leer o escuchar mi carta puedan hacer algún aporte para ayudarme, indicándome cuál es el camino a seguir, utilizando el único medio que tengo para hacerlo: la VERDAD.
Invito además a familiares, amigos, conocidos, compañeros de trabajo y de estudio, de la familia y medios locales o zonales, puedan acompañarnos si es que el desalojo se concretara para que sean testigos de la INJUSTICIA; a la que hemos tenido que hacerle frente solos en defensa de nuestra VIVIENDA ÚNICA , la cuál no parece tener solución o puedan compartir nuestra publicación para dar a conocer nuestra mirada de los hechos.
Sin más que decirle me despido de Uds, agradeciendo las muestras de solidaridad que siempre han tenido con la gente que la necesita.

Marcelo Herrera
Claudia Callebaut

Relacionadas